Usher enamora en el show de medio tiempo del Super Bowl LVIII

 

El Super Bowl LVIII no solo destacó como uno de los más emocionantes de la última era, sino que también fue la plataforma perfecta para disfrutar del talento musical de Usher, quién lució de manera espectacular en el Allegiant Stadium de Las Vegas. Sin duda, alguna, Usher ha sido uno de los artistas más emblemáticos de la industria con millones de fanáticos en todo el mundo. Con más de tres décadas de carrera en la música, el renombrado cantante tomó el escenario en Las Vegas, Nevada, para ofrecer un espectáculo de medio tiempo que, como cada año, tenía el desafío de superar las expectativas de la audiencia global.

 

Con un atuendo completamente blanco, Usher hizo su entrada en el escenario rodeado de un elenco de bailarines y acróbatas. El show inició con “Caught Up” y “U Don’t Have To Call”, sin embargo, cobró vida con la aparición de Alicia Keys, quien se unió para interpretar "If I Ain't Got You". Por supuesto, Allicia apareció acompañada por un piano rojo imponente que infundió al espectáculo un toque de elegancia y emotividad que resonó en el estadio.

 

La energía continuó aumentando con la incorporación de H.E.R., quien aportó su propio estilo y talento con un espectacular solo de guitarra, elevando aún más la experiencia musical y cautivando a la audiencia con su presencia importante en el escenario. El espectáculo alcanzó su clímax cuando Will.I.AM, miembro de The Black Eyed Peas, se unió a Usher para interpretar el tema "OMG" mientras que Lil Jon cerró el show con "Yeah!", sin lugar a dudas el tema más exitoso del artista.

 

Cada momento fue cuidadosamente coreografiado y ejecutado y Usher ofreció una experiencia inolvidable que duró 13 minutos, durante los cuales logró capturar la esencia misma de su carrera musical en un setlist que incluyó varios de sus mayores éxitos. Desde el inicio hasta el final, Usher demostró por qué es uno de los artistas más influyentes de su generación, dejando una impresión imborrable en el Super Bowl LVIII y en la historia del espectáculo de medio tiempo de la NFL.

 

Quizá el momento más polémico del show fue que entre los invitados no figuró el nombre de Justin Bieber, quien de hecho se encontraba entre los asistentes al estadio. Recordemos que Usher y él son grandes amigos, y de hecho, contribuyó en gran medida a su fama, por lo que se esperaba el poder verlos juntos. Lamentablemente no fue así y los millones de fanáticos en todo el mundo se quedaron con las ganas de ver al canadiense sobre el escenario.